Julio García

A los 19 años empezó lavando platos. Su sueño era ser mesero porque significaba adelanto y superación, que ya podía hablar el idioma, hasta lograr el sueño de ser dueño de restaurantes.


1.- Julio, ¿Cuéntame de ti? ¿Cómo viniste para Estados Unidos? ¿Y qué haces?

Llegué a Estados Unidos a los 19 años, por necesidad, a buscar oportunidades. Me dedico a los restaurantes, soy restaurantero. Toda mi vida he estado trabajando en restaurantes y gracias a Dios ha sido una jornada muy gratificante.


Comenzamos con una cadena restaurantes italianos, pero decidimos abrir Ambriza que es mexicano, y vimos el éxito de inmediato y decidimos vender los restaurantes italianos y dedicarnos solo a Ambriza, a los mexicanos, que es mi cultura y representa mis raíces.


2.- Cuéntanos, tu historia como dueño de restaurante ¿Cómo empezó?


Yo vine a Houston buscando oportunidades sin hablar inglés hace 23 años y mi primer trabajo fue como lavaplatos en un restaurante mexicano. En ese entonces yo me acuerdo que mi oración todos los días era que Dios me permitirá ser mesero, era todo lo que yo quería lograr ser mesero, porque para mí un mesero representaba éxito, representaba el inglés, la cultura, dinero, seguridad. Pero afortunadamente, como uno va logrando cosas a través de la jornada, pues las metas se mueven entonces de lavaplatos a coctelero, a mesero, a bartender a mánager.


Y un día Dios puso en mi cabeza que tal vez podría lograr ser dueño de un negocio. Fue una jornada bastante difícil. Fue bastante complicado. No fue fácil, pero a través del ímpetu del deseo, la pasión por lograrlo se nos dio la oportunidad con los restaurantes italianos, y mira aquí estamos.


3.- ¿Cuál es el principal objetivo con Ambriza?


Seguir alimentando el empleado. Como te compartí antes, mi experiencia no fue fácil. En ocasiones, como inmigrante es mucho el abuso del dueño, el abuso de la gente que trabaja contigo. Nosotros como compañía creemos en el avance del personal, en alimentarlos espiritualmente, mentalmente, con visión y ayudarlos a lograr todos objetivos.

Algo interesante de nuestra compañía es que todas las personas que trabajan con nosotros en el rango de gerencia de liderazgo han empezado desde abajo como meseros. Y lo bueno de nuestra compañía es que a través de la jornada ellos pueden lograr ser dueños de su propio negocio. Entonces seguir creando oportunidades para nuestra gente y a través de las oportunidades seguir abriendo más restaurantes.




4.- ¿Qué ofrece Ambriza en cuanto ambiente de trabajo que es diferente a otros lugares?


Nosotros tenemos mucha pasión por el empleado. Nuestro liderazgo, por ejemplo, nosotros no promovemos managers, sino líderes, gente que sea capaz de conectar con el empleado, aprender de ellos, cuáles son sus metas, sus intereses, sus miedos y ayudarlos a sobresalir y ayudarlos a eliminar esos miedos y ayudarlos en ocasiones a que creen más.

Muchas veces venimos de familias inmigrantes, tal vez con muchas limitaciones y creo que como dueños de negocio, es nuestra responsabilidad decirle a la persona que comienza a trabajar con nosotros, que ellos pueden lograr grandes cosas, que ellos nacieron para, ser grandes, para sobresalir, para llegar a hacer muchísimo más. Y lo hacemos muy bien. Hemos visto a gente crecer y no necesariamente trabajando en el restaurante, crecen aquí y se van a hacer algo grande. Siempre les pedimos que regresen y compartan su historia que para nosotros es muy importante.


5.- ¿Qué planes tiene Ambriza en los próximos cinco años?


Estamos abriendo Katy en Cinco Ranch, en La Centerra. Estamos contemplando la oportunidad en otras dos propiedades en Kinwood y Bay Brook Heights. Por lo pronto, es seguir creciendo despacio y orgánicamente. Creo que para otros es importante que el negocio no crezca más rápido que el personal. Debemos tener el personal capacitado, listo para poder tomar la oportunidad. En ocasiones los restaurantes tienen tanto afán por crecer, y lograr, y números, y dinero que dejan atrás al empleado y se ven en aprietos. Para nosotros es el empleado primero.



6.- ¿Cómo Ambriza puede ser un lugar de inspiración para la comunidad latina?


Espero que a través de mi historia personal. Sabiendo que comenzamos desde abajo como lavaplatos y tenemos hoy por hoy lo que consideramos el mejor restaurante de Houston. Ambriza, ha ganado mejor restaurante en Houston dos veces y mejor Margarita ocho veces, hemos logrado grandes cosas. Estamos en los mejores centros comerciales de la ciudad y para mí es importante el haber empezado desde abajo como lavaplatos.

Uno de nuestros primeros managers tomará posesión de su primer restaurante. Es el primer dueño de restaurante y creo que de esa manera podemos inspirar a todo el que quiera comenzar.


Todo lo que hacemos en el restaurante es de calidad. Compramos todo local, fresco, y lo más importante es que tenemos la pasión.


7.- ¿Qué te gustaría hacer por la comunidad hispana de Houston?


Tratar de inspirar, motivar y dejarle ver a la gente que sí se puede. También pienso que es importante visitar escuelas, visitar lugares donde tal vez la gente siente que no tiene oportunidades. Pero la verdad es que este país nos da las oportunidades siempre y cuando queramos trabajar duro por ellas, y tratar de llegar al inmigrante joven, para expandir su visión y que aprendan a soñar, a soñar por mucho más.


8.- ¿Cómo piensa usted sería una manera justa de ayudar a los millones de inmigrantes que viven en este país?


Creando oportunidades. Yo siento que el inmigrante no viene por nada gratis. No venimos a que nos regalen las cosas. Uno viene a crecer, a ganarse su dinero, sus oportunidades y para nosotros la mejor manera de ayudar es creando oportunidades.


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo