Relaciones a distancia

Por Ingrid Lucia


“Amor de lejos, amor de pendejos”. Así dicen muchos cuando escuchan que otra persona mantiene una relación de pareja a distancia. En este mundo globalizado las relaciones de este tipo se han convertido en una opción muy cotidiana. Ya es normal que algunos de nuestros conocidos, amigos y/o familiares estén involucrados en una. Lo anterior es gracias a las bondades del internet, lo cual era impensable algunos años atrás.


En el pasado, estas maneras se mantenían viva a través de conversaciones telefónicas, en la mayoría de los casos, una vez por semana, hasta que el propio ajetreo de cada persona alargaba el tiempo de comunicación a tal punto que… finalizaba. Ahora es muy distinto. Podemos mantener un diálogo durante el día a través de cualquier red social, enviar fotos e incluso hacer videos llamadas.

Las relaciones a distancia han aumentado con el tiempo y, no obstante, es muy normal escuchar decir: ¡Que va yo no me meto en eso, al final nunca funciona! Sin embargo, cada pareja es un universo que comienza esto por diversos factores.

Quizás estaban de vacaciones en un mismo sitio, y Cupido pasó y flechó. Otra situación puede ser si alguno va a estudiar y/o a trabajar a otra ciudad. También está el caso de personas que se conocen en algún sitio chat donde comenzaron a hablar abiertamente de sexo y la comunicación traspasó limites eróticos. Entonces, aunque no vivan cerca, deciden conocerse sin pensar que el tema amoroso se va a enredar.


Es algo que no se planifica, simplemente sucede, y al percatarnos, debemos buscar alternativas para mantener viva la relación hasta que llegue el momento de volver a estar a juntos o no. Eso, al inicio, nadie lo sabe. En este tipo de relación quien más cambios experimenta es quien se va, debido a que deberá adaptarse a su nuevo entorno, lo cual, a su vez, siente como una amenaza la persona que se queda pues lo ve como un mundo repleto de novedades para la otra persona.


Las relaciones que más sobreviven a la distancia son aquéllas que llevan más tiempo juntos. Las otras sólo deben confiar, respetarse, crear una estrategia y el tiempo dirá la última palabra. La confianza entre ambos es necesaria. No necesitan saber dónde está cada cual todo el tiempo ya que un control excesivo sólo crearía tensión entre ambas personas.


Y… como la vida es bella, pero no color de rosa, muchos se preguntarán cómo identificar si una de esas dos personas está perdiendo el interés. Resulta obvio que, si tu pareja tarda cada vez más en responder, si las conversaciones no van más allá de qué tal estás, no tengo nada que contar, comienzan a pelear más de lo usual, dejas de pensar en esa persona, comienzas a hablar con otros de rupturas, has perdido el interés en hacer video llamadas, en fin, si sientes que debes esforzarte y no precisamente con el placer del principio, pues…ambos deben conversar. Lo mejor es ver el lado positivo de la situación, todo en esta vida lo tiene. Es imprescindible buscar alternativas si así lo sienten porque al final uno tuvo que tomar la decisión de irse por algún motivo. Puede resultar ser un período difícil, pero, como adultos, es necesario asumir responsabilidades y seguir adelante al margen de cuál sea la decisión.

Nuevamente, la comunicación es la clave.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo