top of page

Reportaje Especial Sheynnis Palacios

La nicaragüense que superó las adversidades de su vida para convertirse en Miss Universo 2023. Criada por dos mujeres solteras, fue becada en la secundaria y la universidad, participó en varios concursos de belleza, protestó contra la dictadura, ayudó a su familia con su trabajo como modelo y embajadora de marcas, y cumplió su sueño de ganar el certamen internacional.


Fotografías cortesía del staff y la organización del Miss Universo


Los retos y las sorpresas de la mujer más bella del mundo


La principal misión de Sheynnis Palacios como Miss Universo 2023 es exponer la historia de su vida como ejemplo, para todas las personas, mujeres, y niñas que pueda alcanzar. Con el objetivo de que aprendan que “Las oportunidades las creamos nosotras mismas, porque nosotras somos las escritoras de nuestro libro de vida, si queremos escribir nuestro futuro, debemos luchar por el. Todo aquello que se escribe, con dedicación, determinación, perseverancia y pasión puede llegar a cumplirse, soy el claro ejemplo de eso” dijo la reina de belleza en su entrevista en el canal de Youtube de Martha Debayle.


La belleza que nació de la adversidad


La nicaragüense fue criada por 2 mujeres solteras, su madre, quien la tuvo a los 19 años, y su abuela materna, que dio a luz a los 17 años. Según expresa Sheynnis en el programa de Debayle, fue el primer ciclo generacional que quiso romper, dejar de ser mamá joven y dedicarse a luchar por sus sueños.

Desde que Palacios tenía 15 años, fue becada en la secundaria, debido a que su mamá quedó sin empleo. En esta misma época, participó en sus primeros concursos de belleza: El Miss Teen Nicaragua 2016, el cual ganó, obteniendo el cupo para el Miss Teen universo 2017, donde llegó hasta el top 6. Luego de estos logros y con mucho esfuerzo de su núcleo familiar, logró graduarse y estar lista para entrar a la universidad.


Las oportunidades las creamos nosotras mismas, porque nosotras somos las escritoras de nuestro libro de vida...

Su mamá no tenía los ingresos suficientes para pagar sus estudios superiores. Las 3 comidas del día para toda la casa, provenían de un pequeño negocio informal de venta de buñuelos típicos de Nicaragua. Su hermano, con tan solo 12 años, salía a vender buñuelos en las calles aledañas. Su mamá salía un poco más lejos, mientras Sheynnis los vendía a través de redes sociales y por otros espacios de la comunidad.

Afortunadamente, la Universidad Centroamericana, le dió una beca de 100% de aranceles, en la carrera de comunicación. Beca que tuvo que reafirmar cada día consigo misma, para superar pensamientos de ansiedad y preocupación que le decían “no voy a terminar, no tengo las posibilidades”. Hubo días en los que no tenía pasaje para volver a casa, otros en los que caminaba bajo la lluvia, por miedo a que le robaran su celular en el transporte público, ya que este era uno de sus medios de trabajo.

Sheynnis, fue parte de las protestas en contra del régimen sandinista de 2018, y en las que, según el Consejo de Derecho Humanos de la ONU, la dictadura cometió “graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos, incluyendo crímenes de lesa humanidad”. Demostrando su gallardía, amor, interés y pasión por su país.


El camino hacia el Miss Universo


Un par de años después, retomó los concursos de belleza, cuando participó en el Miss Mundo Nicaragua 2020, resultando ganadora y calificando al Miss Mundo del siguiente año, pero que fue aplazado al 2022, debido a la pandemia del COVID-19. Con la flexibilización de la pandemia, intentó participar en el Reinado Internacional del Café 2022, pero tuvo que declinar su participación porque fue positivo para COVID-19. Cadena de sucesos que pusieron a prueba las emociones y mentalidad de la Miss Mundo Nicaragua de ese entonces. Después de eso, comenzó a ayudar a su familia, porque era embajadora de marcas nacionales e internacionales. Les devolvió todo lo que en algún momento le dieron a ella, el amor, el alimento pero sobre todas las cosas, las condiciones que como madre y abuela merecían tener.

Luego de ganar mucha experiencia en el mundo del modelaje y concursos de belleza internacionales, aunado a las ganas de superación y cumplimiento de objetivos, Sheynnis se enteró que el próximo Miss Universo sería en un país vecino: El Salvador. Y se dijo a sí misma que debía ganar el concurso de Miss Nicaragua 2023, meta que cumplió satisfactoriamente.


Fotografías cortesía del staff y la organización del Miss Universo


La batalla contra la ansiedad


Para CNN en español dijo: “Durante el certamen de Miss Universo, tuve 2 episodios de ansiedad fuertes. Gracias a las técnicas de mi psicóloga logré superarlas, de lo contrario me hubiera afectado negativamente al resultado final”. 

Continuó recomendando: “Cuando estás pasando un episodio de ansiedad, debes hacer que tu cuerpo asimile que la estás viviendo, pero también aprender a dejarla ir con técnicas que te enseñen los especialistas de la materia”.


Fotografías cortesía del staff y la organización del Miss Universo


La coronación de la belleza y la humildad


Como pueden ver, la vida de Sheynnis Palacios ha estado llena de dificultades, traspiés, pero también de mucha determinación, amor, apoyo y aprendizajes. Todo esto la llevó a ganar el Miss Universo 2023 con su diferenciación, actitud, pasión y humildad. Como ganadora del concurso, expresa: “Ahora que tengo esta responsabilidad, es para abrir un abanico de posibilidades para las niñas y asi puedan vivir en una sociedad inclusiva, igualitaria, donde no tengamos miedo a alzar nuestra voz, en donde no tengamos miedo de ser quien queramos ser, y sobretodo ir en busca de nuestros sueños”.


Finaliza con la reflexión de “Abrir sus ojos más allá. Que se visionen como lo que ven imposible, porque cuando ven algo imposible y se trabaja con arduo amor y pasión se convierten en realidad. No tienen que ser como yo, todos tienen que ser mejores que yo”.


Fotografías cortesía del staff y la organización del Miss Universo





14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page