Un ejemplo a seguir

Esta frase siempre la hemos escuchado desde pequeños, ¡pero cuando vamos creciendo nos damos cuenta de lo profunda que es! Es fácil envolverse en el día a día, en las amistades y en tantas ocupaciones que olvidamos pequeños detalles que marcan la diferencia en la vida.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo