top of page

Dra. María Alejandra Ruiz

María Alejandra Ruiz se destaca como una profesional dedicada y apasionada en el fascinante mundo de la psicología, cuyo viaje ha sido tan fascinante como las mentes que ha explorado y guiado hacia la autorreflexión y el crecimiento.

Ruiz nació en Medellín, Colombia. Desde pequeña era la consejera de sus amistades y familiares,  siempre recibía mucha retroalimentación positiva acerca de su capacidad de analizar las actitudes y el comportamiento de otras personas. “Comencé en la búsqueda de lo que me apasionaba y en lo que creía que era buena; así encontré en la psicología una pasión que se fue volviendo más grande con el tiempo, a medida que más estudiaba”, nos cuenta en exclusiva María Alejandra. 

Su viaje académico comenzó con una determinación firme de comprender las complejidades de la mente humana. Se formó académicamente en los Estados Unidos, en donde culminó su trabajo de pregrado en psicología en la universidad estatal Rutgers University en New Jersey, Estados Unidos. 

Dicha etapa fue un reto especial para ella, porque vino marcada por un cambio cultural, en el que se vió obligada a integrarse en un mundo desconocido. Esto trajo como consecuencia la autoexploración y el análisis interno de su personalidad, intereses y objetivos; aspectos vitales, que formaron la excepcional psicóloga que es Maria Alejandra hoy en día. Además, adquirió conocimientos teóricos y trabajó con el departamento de justicia para crear métodos en intervenciones que permitieron la conceptualización de los nexos emocionales y desarrollo de la confianza en niños que habían sufrido abandono, abuso y negligencia grave.

Después de obtener tu maestría y doctorado en psicología clínica en Florida, ¿Qué lecciones importantes aprendiste trabajando en las prisiones de máxima seguridad?


“Mi experiencia trabajando en prisión, fue un antes y un después. Allí comprendí la importancia de vivir en el presente y no perdernos ningún momento para ser felices. Después de ver a tantas personas anhelando vivir la simplicidad de la vida, como comerse una hamburguesa, disfrutar un steak, visitar un parque, tener la libertad de ver los seres queridos, manejar el propio tiempo, me hizo comprender que muchas veces no apreciamos lo bello que ocurre en nuestras vidas. De esta experiencia me quedó mucho a nivel personal y profesional. Porque fue gracias a este entrenamiento que logré pulir mis estrategias e intervenciones con personas que tienen dificultades para gestionar las emociones y luchan para encontrar un significado o propósito de vida. Trabajar en prisiones no fue solo un gran aprendizaje de vida, sino una academia porque me facilitó el entrenamiento y adquisición de muchas herramientas a nivel clínico”.

Su pasión por la mejora continua, la llevaron a especializarse en vínculos afectivos y manejo de emociones, donde ha desarrollado un enfoque distintivo y efectivo para abordar la autoestima y los problemas de apego emocional. Su enfoque terapéutico, que se basa en la empatía y la comprensión, ha sido un faro de esperanza para aquellos que buscan superar desafíos emocionales y psicológicos.


“Durante el tiempo que trabajé con los niños al cuidado del Foster Care, se implementaron estrategias de apoyo para ayudarlos a gestionar sus propias emociones como el enojo, la tristeza, el rechazo, etc. Este trabajo fue muy significativo porque gracias a la modificación de conducta logramos ayudarlos a ajustarse al ambiente en el que vivían y transitar sin tantos inconvenientes con sus familias de paso. 

Servir de modelo para ellos fue un gran desafío y también un gran aprendizaje a nivel personal porque logras entender lo difícil que puede resultar entender lo que sentimos y actuar con base a lo que decidimos”.

Maria Alejandra fundó Healthy Mind Specialists, la clínica de ansiedad en el estado de Tampa, Florida. Ha sido una voz activa en la divulgación y educación en salud mental más allá de la consulta privada. Ha compartido su conocimiento para empoderar a la comunidad con herramientas prácticas para el bienestar emocional a través de charlas en conferencias y participación en programas educativos. Actualmente, le acompaña un grupo de terapeutas expertos de habla hispana que han tenido un gran impacto en cientos de personas en más de 20 países.


Healthy Mind Specialists, la clínica que fundaste en Tampa, Florida, ha tenido un gran impacto. ¿Cómo ha evolucionado desde su fundación?


“Healthy Mind Specialists se ha convertido en el punto de referencia para nuestros colegas y eso nos enorgullece mucho, ha crecido significativamente. Actualmente tenemos 8 terapeutas especialistas en trastornos de ansiedad, y brindamos terapia en inglés, español, y japonés”.

Maria Alejandra Ruiz, también iluminó al público con su nuevo libro, este aborda las heridas de la infancia y el apego emocional, en un fascinante cruce entre la teoría psicológica y la experiencia humana. Su obra refleja no solo un profundo conocimiento académico de las conexiones, sino también la sabiduría que ha obtenido de una carrera dedicada a comprender y alimentar las conexiones humanas. 

“El libro “El niño que fui, el adulto que elijo ser”, es un libro que empecé hace muchos años, ya se encuentra en mercado. Estaba buscando el proceso de maduración exacto para hacerlo público, porque realmente captura el sentir de muchos que han estado en terapia y también de mis seguidores en Mentesana. En este libro, abordo las heridas de la infancia: ausencia y rechazo. Desde una perspectiva más clara y educativa para profesionales en el área y lectores no especializados. También abarco los estilos de apego ansioso y evitativo y cómo gestionar las emociones”.

Su meta más ambiciosa consiste en establecer programas de mentorías a nivel internacional que le permita guiar y compartir sus conocimientos con aquellos terapeutas en formación en Latinoamérica. Con esto, lograr que un gran número de terapeutas en diferentes países adquieran los recursos y el conocimiento necesario para ayudar a miles de personas a transitar sus problemas de vínculo afectivo y apego emocional. 

“Yo visiono un cambio en la formación de nuestros terapeutas. A largo plazo veo a más profesionales capacitados y con las herramientas necesarias para trabajar con la dependencia emocional, regulación emocional y heridas de infancia desde una perspectiva más humana y no tan académica y rígida. Gran parte del problema es que nos enseñan a ver a nuestros pacientes como diagnósticos y se pierde el trato más humano que puede ser la clave fundamental para mejoren significativamente y lograr el impacto que tanto deseamos”. 

¿Consideras que existe la empatía real? ¿Qué tanto una persona puede colocarse en los zapatos del otro si tienen historias y creencias diferentes?


Siempre he dicho que para tener empatía por el otro, no tienes que estar de acuerdo. Independientemente de tus creencias, la empatía es la capacidad de conectarse con los sentimientos de la persona. Más allá de los sucesos, o la manera en la que se dan las cosas. La empatía consiste en poder validar la experiencia del otro respetando su manera de ver el mundo sin querer cambiarla. 


¿Qué le recomiendas a la comunidad sobre la empatía y comprensión hacia los demás?


Veo que la mayoría de los problemas que tienen las parejas, y en general en todo tipo de vínculo, es que tenemos el mal hábito de invalidar lo que el otro piensa porque lo vemos “equivocado” y esto es un error. Cada uno tiene derecho a sentirse como sienta que debe sentirse sin la interferencia de otros. Por nuestro lado estamos en nuestro derecho de sostener nuestra opinión sin tener que cambiarla, pero lo que no podemos hacer es meternos con los sentimientos de otros. 

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page